miércoles, 27 de junio de 2012

La hija del cartero

Con treinta eneros
de soltería
recostada sola
en su habitación
los pechos firmes
que nunca supieron
de besos tibios
ni caricias furtivas
la hija del cartero
se masturba
leyendo cartas
de amores febriles
que nunca llegaron a destino.

1 comentario:

  1. Toda una vida en una breve crónica de sí misma. Me gusta.

    ResponderEliminar